Conviértete en un Medici con tu primera colección corporativa

Coleccionismo corporativo
El coleccionismo corporativo se remonta a corsés ajustados, telas de hilo dorado y manos enjoyadas. Los Medici, los mecenas de arte más famosos del mundo, fueron los precursores de lo que ahora conocemos como coleccionismo corporativo.

En este artículo descubrirás

Recorrer un pasillo empedrado con ropa pesada del siglo XV, mientras pasas por unos pasadizos secretos que dan a parar con tu amante y con una galería de arte escondida, es mucho más misterioso que crear una colección corporativa desde el móvil, sentado con unos vaqueros en el sofá de casa. Y a pesar de ello, la emoción y la adrenalina de adquirir una obra nueva es la misma. 

Si quieres descubrir qué es eso de una colección corporativa y por qué deberías crear una para tu empresa, en Coleccionismo e Inversión te contamos todo lo que hay que saber sobre este tema. 

¿Qué es una colección corporativa?

Una colección corporativa es la compra de piezas artísticas que realiza una empresa y que tiene motivos sociales, económicos y/o de prestigio. Algunas de las colecciones corporativas más famosas son la del Deutsche Bank con más de 60.000 piezas, o en España, la del Banco Santander que hace un recorrido por la historia del arte con sus más de 1.000 piezas. 

¿Por qué crear una colección corporativa?

Es importante aclarar que, no hace falta tener el poder adquisitivo del Banco Santander para poder crear tu propia colección corporativa. Muchas pequeñas y medianas empresas ya se están embarcando en la aventura que supone la inversión en arte. En nuestro blog tenéis disponible el artículo sobre cómo invertir en arte con poco dinero donde podréis encontrar claves para iniciaros en el mundo del coleccionismo. 

Si vamos a las razones de por qué es interesante crear una colección corporativa, una de las primeras es la identidad corporativa, es decir, a crear una imagen de marca en la que se verán reflejados tus empleados y tus clientes. Si tu empresa es jóven y desenfadada, puedes invertir en artistas contemporáneos y emergentes que refuercen los valores de tu empresa. Si por el contrario, es una empresa más tradicional y elegante siempre se puede invertir en artistas más sobrios y clásicos, dándole a tu empresa un punto extra de prestigio y sofisticación. 

Otro punto importante es la responsabilidad social corporativa, identificar tu empresa con los valores de la cultura y hacer de mecenas del arte aporta una imagen muy positiva. Son muchas las empresas que crean fundaciones o salas de exposición con sus obras. El arte también tiene tintes sociales y políticos que pueden aportar un impacto positivo en la empresa. A pequeña y mediana escala, se puede hacer mecenazgo de artistas que se identifiquen con nuestros valores de marca. Por ejemplo, artistas racializados o artistas emergentes. Es interesante exponer estas obras en la propia empresa para que los clientes y empleados puedan identificar claramente cuáles son los valores de la marca y las causas que apoya. 

Por supuesto, no podemos olvidar que coleccionar arte es una inversión a medio largo plazo. Un ejemplo de éxito sería la colección corporativa que creó John D. Rockefeller a principios del siglo XX y que recientemente se vendió parte de esta misma colección por sumas astronómicas. El coleccionismo de arte es una inversión segura a largo plazo, que puede reportar unos interesantes beneficios económicos a la empresa. 

¿Cómo puedo crear mi colección corporativa?

Como hemos mencionado antes, es importante escoger una línea artística que vaya acorde con la identidad visual de la empresa. A partir de aquí, se debería establecer un presupuesto que puede distribuirse en piezas más caras y con el sobrante buscar artistas emergentes que sus obras sean menos costosas. Otra opción sería distribuir todo el dinero entre las obras de forma equitativa, todo dependerá del objetivo de la colección. 

Es interesante exponer las obras por la oficina para que los valores de marca queden plasmados y seas fácilmente reconocibles. Si se termina el hueco en la empresa, es muy interesante realizar donaciones a museos locales o montar una sala de exposición. Esto puede dotar de un prestigio, y de nuevo, una responsabilidad social corporativa muy favorable para la imagen empresarial 

Ahora ya lo sabes, no necesitas ni ser un Medici, ni dueño de un banco para poder crear una interesante colección corporativa. Si estás pensando seriamente en invertir en arte para tu empresa, deja que te asesoremos sin compromiso. ¡Pásate por nuestra web y mira todas las obras de arte que tenemos disponibles para que des el primer paso!

Desmitificando el Riesgo Estrategias Inteligentes para Invertir en Arte
Inversión en arte

Desmitificando el Riesgo: Estrategias Inteligentes para Invertir en Arte

La inversión en arte es una ruta fascinante y a menudo lucrativa que combina pasión por la estética con la búsqueda de beneficios financieros. Sin embargo, como con cualquier inversión, viene acompañada de riesgos inherentes. Este artículo profundiza en el análisis de riesgo en la inversión en arte, ofreciendo estrategias inteligentes para que los inversores puedan tomar decisiones informadas y seguras.

Leer más
Scroll al inicio
preloader